SOBREEXPOSICIÓN 3D

20 artistas invaden de nuevo y tras su estreno el pasado 29 de diciembre los espacios secretos del Centro Botín con el espectáculo gamberro Sobreexposición, extremadamente inmersivo e interactivo, que rinde homenaje al público cultural más activo. La presencia de una nueva familia, Los Demand, recordando la existosa exposición del Thomas Demand, la intervención de actor en streaming, imágenes en 3D, el uso de objetos por parte del público, así como el consumo de alimentos durante la representación harán de SOBREXPOSICIÓN 2.0 una experiencia multidisciplinar más cercana a la performance y los happening que a una ruta teatral propiamente dicha.

En esta nueva edición se persigue potenciar el elemento inmersivo mediante el uso de objetos y de recursos tecnológicos que dialogan con las disciplinas artísticas más clásicas:

El uso auriculares para escuchar a los actores aumentará la sensación de aislamiento así como las escucha clandestina de “colarnos” en un ambiente que no es el nuestro o en una conversación en la que no estamos presentes.

Unas gafas 3D permitirán al público adentrarse en la escena de una manera radicalmente diferente para lo que se usarán innovadoras técnicas de iluminación y audiovisuales grabados en formato tridimensional.

En SOBREEXPOSICIÓN 2.0 el olfato y el gusto tendrán su importancia. La ingesta de píldoras en cada una de las escenas serán la puerta a la dimensión desconocida de las cuatro familias que decidieron vivir el confinamiento en las salas de exposición del Centro Botín y a quienes la sobreexposición a la cultura ha transformado en mutantes.

Los visitantes serán encapsulados a su llegada en una celda de luces laser en la que serán vinculados a uno de los 4 guías que distinguidos por colores harán de cicerones por las instalaciones de uso poco común del centro de arte.

En este recorrido de una hora de duración podrán codearse con actores, reales y virtuales, bailarines, cantantes, los integrantes de una banda de rock bajo la dirección de Edy Asenjo integran el elenco de un espectáculo festivo, con altas dosis de comedia, de teatro físico, de música y de alto contenido tecnológico y que encierra una reflexión de fondo sobre cómo la pandemia ha transformado el consumo cultural.

Sobreexposición 2.0, recomendado para todos los públicos a partir de 12 años y con espíritu joven, en esta ocasión tendrá carácter gratuito y las invitaciones están a disposición en la web del Centro Botín.

La propuesta se desarrolla en formato de safari fotográfico e invita a los participantes, organizados en pequeños grupos a explorar espacios “diferentes” del edificio de Renzo Piano realizando una búsqueda guiada de los personajes ocultos en espacios como almacenes o garajes.

Una vez localizados, el público asiste a la representación de escenas de la vida cotidiana de las criaturas mutantes, seres basados en el programa expositivo desarrollado en el propio Centro: una banda de falsificadores que “malinterpretan” las órdenes de Thomas Demand, un abuelo que tras haberse confinado en la exposición de Carlster Holler no concilia el sueño si no es rodeado de la iluminación y la música de un concierto de rock, una bailarina transformada en una de las piezas colgantes de Calder y una pareja a quien la sobreexposición a la exposición de Miró ha transformado en grafiteros.

Este viaje por las tripas del Centro Botín concluye cuando el público equipado con sus móviles localiza a O.B.R.A. el único de los habitantes que ha completado su mutación hasta transformarse en un ser íntegramente artístico y digital, y éste les hace entrega de su Manifiesto por el Arte.

El espectáculo que se configura como un itinerario a través de referencias culturales, incluye sorpresas constantes en lo que busca ser un homenaje al público y una reivindicación de la cultura como refugio y como herramienta de transformación.